HOME

BITÁCORA

OMM

Mensajes subliminales: más allá de lo evidente

Domingo, 10 Agosto 2008

 
 

Mensajes subliminales: más allá de lo evidente

Gran parte del siglo pasado, la psicología y el psicoanálisis dedicaron sus estudios a interpretar el papel del subconsciente en el comportamiento humano.

Hoy en día, resulta prácticamente imposible prender la radio, tomar una revista, ir de compras, ver la televisión o simplemente transitar por las calles sin que seamos víctimas de la manipulación intencional de nuestros subconscientes. Un mensaje subliminal supone ser una señal diseñada para llegar a nuestro cerebro por debajo de los umbrales sensoriales normales de percepción. Imágenes, sonidos o símbolos que truculentamente pasan al subconsciente, sin pasar por el consciente. Hace más de dos mil años que por primera vez en la historia, Platón hizo mención de este tipo de mensajes seguido por Aristóteles, quien sugirió que estímulos no percibidos por el consciente, podían afectar los sueños. Entre los siglos XIX y XX, O. Poetzle y Sigmund Freud hicieron importantes descubrimientos respecto a los mensajes subliminales. Por ejemplo, se sabe que diariamente el ojo humano es capaz de captar alrededor de 100 mil fijaciones, de las que sólo una mínima parte se experimenta de manera consciente. Es decir sólo somos capaces de observar conscientemente una pequeña parte de lo que nuestros ojos envían al cerebro y esas imagines no se reproducen en nuestros sueños. En tanto, la información que se recibió de manera inconsciente, es aislada y filtrada para ser transformada y reproducirse de manera simbólica dentro de los sueños. En conclusión, el contenido de los sueños es en esencia, información que se ha adquirido de manera subliminal misma que, incide –con efecto retardado- en distintas áreas del comportamiento.

Controversias de la publicidad subliminal

Cada uno de los bombardeos publicitarios que recibimos diariamente, está cargado de elementos y factores subliminales intencionales o circunstanciales que buscan influenciarnos. Según diversas teorías, como resultado de la información subliminal, un individuo puede realizar actos para los que ha sido programado sin tener racionalizado el porqué realiza dichas cosas. Para probar el fenómeno, James Vicary reprodujo durante una función de cine en 1957, fotogramas ocultos con las frases ‘¿Tienes hambre?, come palomitas. ¿Tienes sed?, bebe Coca-

Cola’ para inducir a los asistentes al consumo de estos productos. Por obvio que parezca mencionarlo, las ventas se dispararon gracias a la eficacia de los mensajes lanzados por un maravilloso proyector de alta velocidad llamado taquistoscopio, capaz de reproducir imágenes a solo milésimas de segundo por lo que en OMM agradeceremos a quienes nos informen dónde podemos adquirir uno –a cualquier precio- pues nos ahorraría muchas horas de trabajo y desgaste innecesario además de garantizar el éxito de nuestras campañas no importando lo complejas que fueran. ¿Puede un mensaje oculto, incidir en nuestro comportamiento o modificar nuestras decisiones? ¿Cuál es la efectividad de un mensaje subliminal en comparación con un mensaje evidente? Mientras algunos conocedores del tema debaten si existe o no la publicidad subliminal, en OMM formamos parte de una tercera corriente que piensa que el principal cuestionamiento debe ser: ¿Hay alguna que no lo sea?

Glosario:

Taquistoscopio: Se trata de un proyector centelleante que se usa con una pantalla de cine o una caja luminosa para exhibir palabras y dibujos de alta velocidad. Una imagen se exhibe a través de un taquistoscopio resulta invisible al ojo humano pues se expone a una diez milésima de segundo. Este aparato fue patentado por el Dr. Hal Becker, profesor de medicina de la Universidad de Tulane. (Fte: www.campusdigital.com) Umbral sensorial: "Todo sentido tiene dos umbrales, uno inferior y otro superior. El umbral absoluto inferior de un sentido corresponde a la mínima intensidad del estímulo para que pueda ser percibido. El umbral absoluto superior alude a la máxima intensidad a que el estímulo puede ser percibido”. (Gonzáles, José Lorenzo, Persuasión subliminal y sus técnicas, 1988). (Fte: www.campusdigital.com)