HOME

BITÁCORA

OMM

727: Todo es posible

Lunes, 14 julio 2014

 
 


¿Alguno de ustedes recuerda aquellas épocas, no tan lejanas, en las que una cajita de Nerds, un frasco de Nutella o una simple barra de de Milky Way eran un tesoro que muy de vez en cuando podíamos consumir porque algún pariente o amigo, de viaje por el extranjero, se había acordado de nosotros, pobres mortales, que ni a pasaporte llegábamos (bueno, a lo mejor sí, pero hay que darle dramatismo)?

Una de las bondades de vivir en un “mundo plano” es la posibilidad de tener a nuestro alcance productos de cualquier parte del planeta. Para la gente que nació después de los 90 la apertura comercial es lo más normal, pero para los tragones por vocación que nacimos antes de esa década, es una maravilla poder probar los Pocky (popular golosina japonesa) sin tener que viajar al lejano oriente.

 

En OMM estamos contentos de trabajar para uno de esos lugares mágicos donde cualquier cosa parece posible: 727 Cervecería, Oyster Bar & Tapas. En este novedoso espacio los opuestos se unen, pues es, por definición, americano y vanguardista (oyster bar), y al mismo tiempo europeo y tradicional (tapas). Leer su carta de alimentos y bebidas es pasearse por un mundo sin fronteras que se mueve a una velocidad vertiginosa y nos permite extravagancias tales como disfrutar una tapa de ibérico con una cerveza rusa escuchando una canción británica en plena capital poblana.

Nuestra labor inicial fue buscar un nombre para el lugar, para después diseñar el logotipo y la imagen de la marca y de la campaña.


  

727 es un número capicúa (se lee igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda) que se ve bien y suena bien. En su momento, un avión con este número, el Boeing 727, fue la aeronave comercial más utilizada, acortó distancias y ayudó a hacer posible el mundo globalizado que hoy nos resulta tan natural. 727 abre todo un espectro de combinaciones, de conversaciones, de relaciones. En él confluyen una gran variedad de cervezas, nacionales e importadas, con rasurados de pescados y mariscos, pinchos, tapas, tortas y platillos que reúnen los mejores ingredientes de diversas latitudes.



El logo ofrece una imagen contemporánea que recuerda en ciertos momentos al estilo western. Es de líneas simples, pero al mismo tiempo se siente sofisticado, cosmopolita. La imagen de la campaña se contrapone y complementa con grabados y mapas antiguos que dan la sensación de que las creencias que pensábamos desterradas, como la idea de que el mundo es plano, son, de alguna manera, realidad en nuestros días. Como reza el slogan: “Todo es posible”.



727 tiene todo para convertirse en uno de los lugares favoritos de los poblanos. Para nosotros en OMM, es ya un cliente consentido.